EL CABALLO POBRE Y EL HERRERO

YO QUISIERA SER HERRERO

PARA LA FRAGUA COMPRAR,

CON UN YUNQUE CHIQUITO

Y UN MARTILLO DE CRISTAL.

VEO QUE, POR EL CAMINO,

POR EL VERDE PRADO LLANO,

VIENE, PASITO A PASITO,

UN HERIDO "PARROQUIANO".

TRAE TRES HERIDAS ABIERTAS

Y MUY VENDADA LA MANO.

(GLORIA FUERTES)