DIALOGUILLO DE LA VIRGEN DE MARZO Y EL NIÑO

¡TAN BONITO COMO ESTÁ,

MADRE, EL JARDÍN, TAN BONITO!

¡DÉJAME BAJAR A ÉL!

¿PARA QUÉ?

PARA DAR UN PASEITO.

Y, MIENTRAS, SIN TI, ¿QUÉ HARÉ?

BAJA TÚ A LOS VENTANALES.

DOS BLANCAS MALVAS REALES,

EN TU SENO PRENDERÉ.

¡DÉJAME BAJAR, QUE QUIERO,

MADRE, SER TU JARDINERO!

(RAFAEL ALBERTI)