OTROS DÍAS

YA ESTÁN LAS ZARZAS FLORIDAS

Y LOS CIRUELOS BLANQUEAN;

YA LAS ABEJAS DORADAS

LIBAN PARA SUS COLMENAS,

Y EN LOS NIDOS QUE CORONAN

LAS TORRES DE LAS IGLESIAS,

ASOMAN LOS GARABATOS

GANCHUDOS DE LAS CIGÜEÑAS.

YA LOS OLMOS DEL CAMINO

Y CHOPOS DE LAS RIBERAS

DE LOS ARROYOS, QUE BUSCAN

AL PADRE DUERO, VERDEAN.

EL CIELO ESTÁ AZUL, LOS MONTES

SIN NIEVE SON DE VIOLETA.

(ANTONIO MACHADO)