PAISAJE

LA TARDE EQUIVOCADA

SE VISTIÓ DE FRÍO.

DETRÁS DE LOS CRISTALES,

TURBIOS, TODOS LOS NIÑOS,

VEN CONVERTIRSE EN PÁJAROS

UN ÁRBOL AMARILLO.

LA TARDE ESTÁ TENDIDA

A LO LARGO DEL RÍO.

Y UN RUBOR DE MANZANA

TIEMBLA EN LOS TEJADOS.

(FEDERICO GARCÍA LORCA)