OTOÑO

SOPLÓ FUERTE EL VIENTO,

CAYÓ GRIS LA LLUVIA

Y AL SUELO MOJADO

MILES DE HOJAS DE ORO

LLEGARON REVOLOTEANDO.

MIS PIES RÍEN CONTENTOS

CUANDO PISAN EL MANTO

DE LAS HOJITAS DE OTOÑO

QUE EL VIENTO NOS HA DEJADO.

¡JUGUEMOS CON LAS HOJAS

QUE CAEN DEL ÁRBOL!

¡JUGUEMOS A ATRAPAR

SUS DESTELLOS DORADOS!