CANCIÓN DE NATACHA

Por los caminitos

de Jerusalén

va un niñito rubio

camino a Belén.

 

Le dan los pastores

tortas de maíz,

leche de sus cabras

y pan con anís.

 

El niñito tiene

los rizos de luz.

Duérmete, Natacha,

sueña con Jesús.

        (Juana de Ibarbourou)