MALUCHA ESTA MI MUÑECA

Malucha está mi muñeca;
anteayer se resfrió
porque, jugando, sudó
y después bebió agua fresca.
Toda la noche delira;
se le ha subido el color
y se queja del dolor
que siente cuando respira.
Mi hermana María Luisa
de doctora se ha vestido 
y a visitarla ha venido
corriendo, a toda prisa.
Después de larga visita 
y de auscultarle la espalda
ha exclamado «¡Dios me valga,
mala está la muñequita!»
La pequeña estaba inquieta
llorando, llora que llora,
y al terminar, la doctora 
me ha dejado esta receta:
«Cada hora, seis bombones;
para beber, naranjada;
al mediodía, turrones
y mañana está curada».
Mi muñeca ya está buena,
pero empiezo a sospechar 
que con tales medicinas
pronto volverá a enfermar.