ÉRASE UNA VIEJECITA

ÉRASE UNA VIEJECITA

SIN NADITA QUE COMER,

SINO CARNE, FRUTA, DULCES,

TORTAS, HUEVOS, PAN Y PEZ.

SIEMPRE TUVO CHOCOLATE,

LECHE, VINO, TÉ Y CAFÉ,

Y LA POBRE NO ENCONTRABA

QUÉ COMER Y QUÉ BEBER.

(RAFAEL POMBO)