LA TORTUGA EN LA CIUDAD

  
        Iba una tortuga
        por la gran ciudad,
        iba despistada con tanto autocar;
        buscaba una tienda
        quería comprar,
        un sombrero nuevo
        y medias un par.
        Se compró un sombrero
        con cintas de seda
        y tan elegante,
        salió de la tienda.
        Pasaban los coches,
        cruzó una furgoneta,
        pasó un camión
        y tres bicicletas,
        y la tortuguita
        escondió su cabeza.
        Pero cuando de nuevo
        su carita asomó,
        pobre sombrerito
        se lo atropelló,
        un camión muy grande
        de color marrón.
        La tortuga dijo:
        ¡Qué fatalidad!
        yo me voy al río,
        que asco de ciudad.