ÉRASE UNA GATA

Érase una gata 

coja de una pata. 

Érase una pata     

con cinco pollitos. 

 

Érase un gatico   

travieso y llorón.   

Érase un ratón.  

También una trampa, 

se acabó el ratón.  

 

¿Y la pata?  

¿Y el gatico?    

Érase un león...   

¡Uuuuuuuuyyyy, por Dios, no sigas!    

¿Se los comió?   

        Velia Bosch