EN EL CORRAL DE MI CASA

EN EL CORAL DE MI CASA

UNA OVEJITA ENCERRÉ,

QUE CUANDO QUIERE COMIDA

EMPIEZA: ¡BEEEE, BEEEE!

EN EL CORRAL DE MI CASA

NO PUEDES DE NOCHE ENTRAR, 

PORQUE HAY UN PERRO MUY GRANDE

QUE DICE: ¡GUAU, GUAU, GUAU!

EN EL CORRAL DE MI CASA

HOY TE LO VOY A DECIR,

QUE TENGO UN GALLITO FINO

QUE CANTA: ¡KI-KI-RI-KÍII!

CABALLITO BLANCO

LLÉVAME DE AQUÍ,

LLÉVAME HASTA EL PUEBLO

DONDE YO NACÍ.

EN EL CORRAL DE MI CASA

NUNCA TRANQUILO ESTARÁS

LOS POLLITOS DICEN PÍO, PÍO

LOS PATITOS CUÁ, CUÁ, CUÁ

UN GALLO A UNA GALLINA PREGUNTÓ

¿COCOROCÓ? ¿COCOROCÓ? ¿COCÓ?

LA GALLINA INDECISA

PRIMERO LE DIO RISA,

PERO DESPUÉS CONTESTÓ QUE NO.

(MARÍA ELENA WALSH)